13°
11°
Los mejores dulces de Navidad de la Provenza  © O’Brien

Los mejores dulces de Navidad de la Provenza

La Navidad en la Provenza es un momento sagrado en el que las tradiciones culinarias y gastronómicas se siguen al pie de la letra. Ante todo, son momentos para compartir entre las distintas generaciones y es el momento de contar historias alrededor del fuego, o de cantar un villancico.

La Cena de los 13 postres

Los 13 postres, que son una representación gurmé de la última cena de Cristo, adornan las mesas de las fiestas provenzales.

Se comienza por los frutos secos que representan a las órdenes mendicantes: los higos secos representan a los franciscanos, las pasas a los dominicos, las almendras a las carmelitas y las nueces a los agustinos.

Según los deseos y las tradiciones de la familia, en la mesa aparecen: las avellanas, los pistachos, los dátiles, la uva moscatel, las manzanas, las peras, las naranjas, el «dernier melon un peu ridé» (último melón un poco rugoso), la pompe à l’huile d’olive (tipo de pan provenzal), la fougasse, los oreillettes (tipo de torta provenzal), los nougats blanco y negro, las frutas confitadas (de Apt, por supuesto), el dulce de membrillo… ¡La cuestión es que son 13!
 
¡En esta ruta de dulces que no se puede perder, el nougat y las frutas confitadas ocupan un lugar especial en Vaucluse!

Témoignage

Cita

Frédéric Mistral decidió el número: «En el Condado Venesino, la gente quiere que haya 13 y muy probablemente, también en otros sitios. ¡Que sean 13!». La tradición del condado ha triunfado.

13 desserts en Provence

La fruta confitada de Apt

Frtuis confits du Vaucluse
le saviez-vous ?

¿Sabía que…?

Ya en la Edad Media, los papas de Aviñón, cuando buscaban exquisiteces refinadas y con colores brillantes para las mesas de sus banquetes, ponían mermelada seca, como se llamaba antes a las frutas confitadas, realizadas por los confiteros de Apt.

En la entrada de Apt, se encuentra la casa de la fruta confitada, una de las paradas que no se puede perder a final de año cuando se buscan los 13 postres o bien ¡un regalo dulce y colorido!

En este templo gurmé, lo primero que se descubre es una sala de exposiciones que tiene máquinas antiguas, documentos históricos, un juego de olores y vídeos en los que se puede ver la producción, el uso de la cocina, etc. Hay carteles explicativos en francés y en inglés que nos permiten comprender la historia de la habilidad y las técnicas de elaboración del confitado desde la Antigüedad hasta nuestros días.

Para terminar la visita, el visitante podrá degustar la sabrosa repostería hecha con fruta confitada en el salón de té en el propio lugar de producción. Finalmente, la tienda es la parte bonita de la fruta confitada natural y de las especialidades provenzales hechas a base de frutas confitadas de la mano de socios locales. Además, podrá comprar más especialidades provenzales como son los berlingots de Carpentras, los calissons de Aix y los nougats de Ventoux…

El nougat

En la pastelería “Nougats Silvain”, la producción del nougat es algo que viene de familia.

En la familia Silvain son primero agricultores y después, productores de nougats: cultivan almendros, crían abejas y, tras cosechar las almendras y la miel, elaboran el nougat. Finalmente, podrán encontrar nougats blancos, negros, en barra, en dados, en pequeñas porciones…

Se adornan, además de con hermosas almendras locales, con frutas, pimiento de Espelette, cítricos, caramelo, spéculoos, aceitunas negras, azafrán… Y así, uno se rinde ante todas las variedades como son «La délicate», «La Rebelle», «Le Gargantua», «Le Pirate», «L’Alchimiste», «La Coquette», «L’Hermite» y «Le Curieux» (¡no los mencionaremos todos, pues hay tantos!)

Otro lugar

Otro bonito lugar es la pastelería André Boyer en Sault, donde los nougats se presentan junto con los macarons y los crocantes de almendras, las tortas de espelta y otros dulces ¡a los que es muy difícil resistirse!

Nougat et miel de Provence

La pompe à l’huile: nuestra receta tradicional

Pompe à huile de Vaucluse
Info pratique

Ingredientes

– un kilo de harina
– entre 250 y 300 gramos de aceite de oliva por supuesto o, según su gusto, entre 200 y 300 gramos de mantequilla
– entre 4 y 6 huevos (cuantos más ponga, más se pondrá tipo brioche)
– una pizca de sal
– entre 200 y 300 gramos de azúcar
– 50 gramos de levadura de panadería
– puede elegir entre la flor del naranjo (el tradicional) o cáscaras de limón, de naranja o anís

En la mesa de los 13 postres, se coloca en un buen lugar aunque la tomamos cuando tenemos hueco o en el desayuno (bueno, eso nosotros porque la pompe à l’huile es como la magdalena de Proust en Navidad)
Además, es muy fácil y rápido hacerla lo que hace que sea ¡una receta ideal para hacer con los niños en los fogones!
 

 
Elaboración
En una ensaladera, mezcle todos los ingredientes.
Cree una pasta homogénea y ligera. Déjela reposar de entre 4 a 6 horas para que suba.
Haga pequeñas bolas. Aplánelas con la ayuda de un rodillo para obtener una torta de 2 centímetros de grosor, y luego dele la forma que desee (generalmente, a la masa se le hace un corte).
Déjela reposar de nuevo durante media hora para que suba antes de meterla en el horno a 220º.
Vigile la cocción durante 15 minutos.
Después de la cocción, píntela con aceite de oliva para dorar la masa.
Se toma templada o fría, según el gusto de cada uno
¡Qué aproveche!