Ruta de senderismo del Mourre-Nègre por la parte sur © LezBroz

Ruta de senderismo del Mourre-Nègre por la parte sur

El Gran Luberon, desde las profundidades de la tierra hasta la cima

El Parque natural regional de Luberon, reconocido como Geoparque mundial UNESCO, goza de una diversidad excepcional de paisajes y de fenómenos geológicos. Incluida en el perímetro de la reserva geológica, la comuna de Cabrières-d’Aigues es un lugar particularmente bueno para explorar la vertiente sur del Gran Luberon y las profundidades de los caminos por cresta.
Durante unas horas de caminata, ¡recorrimos miles de años y oteamos el horizonte durante kilómetros! Un gran chute de aire y de naturaleza compartida entre amigos en el corazón de uno de los macizos más emblemáticos de la Provenza.

Duración

6 horas

Tipo:

Senderismo

Viaje al centro de la tierra…

Dejamos el pueblo por la antigua GR92 que recorre las tierras agrícolas en dirección al macizo de Mourre-Nègre.
El itinerario sigue las huellas del sendero geológico de Cabières-d’Aigues. Este enfoque pedagógico aporta un punto de vista concreto del origen de las rocas y los relieves sobre la naturaleza de los suelos bajo nuestros pies. ¡Así que nos hemos ido lejos, más allá de nuestra era!
Descubrimos la existencia de una roca de piedra caliza local, la molasa de Cucuron, rica en fósiles marinos. Hace más o menos 10 millones de años, el mar cubre estas tierras. Numerosos cantos rodados en el suelo recuerdan al antiguo delta del Durance. A medida que se avanza hacia las laderas del Gran Luberon, la disposición de las colinas muestra el relieve anticlinal del macizo, que es el resultado de un pliegue convexo de la corteza terrestre.
Estas lecciones al aire libre activan con alegría los más antiguos recuerdos de la escuela…

le saviez-vous ?

Más información

El museo de la geología, instalado en la Maison du parc en Apt que goza de una sorprendente colección de fósiles, cuenta la larga historia del territorio. La fascinante historia de 150 millones de años.

Cabrières d'Aigues - Luberon

La huella del hombre

Chapelle à Cabrières d'Aigues - Luberon
Coup de coeur

Flechazo a primera vista

Todavía hoy la tierra sigue siendo fuente de creación y de inspiración. Basta con ir al taller de cerámica de Sylvie y Philippe Duriez, Point Fusion Poterie, para convencerse definitivamente…

Memoria y patrimonio

Este recorrido nos introduce en el origen lejano de las rocas y también nos recuerda su uso más reciente por parte del hombre.
En cuanto salimos, nos paramos delante de una de las fuentes del pueblo. Tallada en la roca, esta fuente tiene una galería excavada en la molasa que drena el agua infiltrada. Un dispositivo sorprendente, ¡muy bien pensado!
Más allá, cerca del Ravin du Règue, quedan los vestigios de un antiguo horno al borde del camino. Los bloques de piedra caliza se colocaban en este espacio excavado en la ladera y se calentaban a una temperatura muy alta para hacer la cal.
Qué logro e ingenio…

Subida a las crestas

Al son de las campanas

Más allá de las colinas que forman el Gran Luberon, abandonamos el sendero geológico a la derecha para tomar las laderas boscosas del macizo. Mientras que progresamos a través de los bosques y las zonas de pasto, el sonido de los cencerros que oímos a lo lejos, se van acercando. Nos cruzamos con un pastor, su ganado y sus grandes perros blancos que se sitúan alrededor de las ovejas…
El espectáculo que estamos viendo confirma nuestras expectativas. Aquí, la presencia del pastoralismo está muy enraizada porque conforma una parte indispensable en el equilibrio de la biodiversidad. ¡Las ovejas hacen un increíble trabajo de limpieza! ¿Qué puede ser más eficaz que reforzar el desbroce de la maleza? Creando cortafuegos naturales, juegan un papel muy importante en la protección del macizo.

Info pratique

¡Atención!

¡Los perros de montaña de los pirineos son perros guardianes que se ocupan de su misión! Para ellos, los senderistas demasiado temerarios pueden representar una amenaza para el ganado… Es mejor rodear al ganado tranquilamente y caminar con calma.

Ascension du Mourre Nègre

¡Una recompensa de altura!

Después de los serpenteos de la subida, ¡pasamos a algo más serio! Las crestas del Gran Luberon nos parecen de repente mucho menos redondas de lo que parecían. Nos enfrentamos a los 400 m de desnivel que nos separan todavía del punto más alto.
Nos acercamos a la cumbre. Pulido durante 40 millones de años, la línea de la cresta se extiende a veces a 300 m de ancho. Nos sorprende la belleza de estos grandes lugares. A medida que llegamos al final, saboreamos la emoción de la inmensidad.
¡Eso es todo! Estamos a los pies de la antena herciana de Mourre-Nègre que está a 1 125 m. ¡Qué suerte! Un cielo puro nos permite contemplar el horizonte desde los Alpes hasta el Mediterráneo, desde el Monte Ventoux hasta la Sainte-Victoire, desde los Montes de Vaucluse hasta Alpilles… ¡De repente, nos olvidamos totalmente del esfuerzo!

En haut du Mourre Nègre
Ca vaut le détour

¡Levante la cabeza!

Con los ojos amarillos y su gran cabeza redonda, el águila culebrera se reconoce fácilmente… Es una especie rara de rapaces migratorias que se pueden ver a esta altura desde marzo hasta octubre.

Crètes du Mourre Nègre

Líneas y paisajes

Village de cabrières d'Aigues - Luberon
localisation

Giros y vueltas

¿Y luego? Cita en el velador del restaurante l’Ormeau. Ambiente acogedor, autenticidad, simplicidad, sabores locales… Un lugar ideal para profundizar sobre el conocimiento de la tierra.

En el camino de vuelta, nos fijamos en todos los paisajes modelados por el tiempo, por la erosión y por la actividad humana. Los fragmentos de piedra caliza han formado depósitos que modelan el espesor de los suelos y los torrentes han excavado su lecho. Los lugares se han estructurado por la explotación agrícola y forestal. Durante todo el recorrido, la naturaleza muestra el vínculo fundamental que conecta el espectáculo que tenemos ante nuestros ojos con sus orígenes.
Mientras que el pinus halepensis y la garriga prevalecen en las zonas boscosas, los cultivos mediterráneos marcan la identidad de la tierra más hacia el sur.
Bajando hacia el pueblo, podemos ver frutales, olivares y viñas hasta donde alcanza la vista. Aquí, la viticultura ha modelado uno de los caracteres esenciales de estas tierras.
Más allá de los placeres deportivos, esta caminata cuenta una historia fascinante que describe un territorio rico y encantador.

Datos prácticos