17°
14°
Paseo por Villeneuve-lès-Avignon © Hocquel

Paseo por Villeneuve-lès-Avignon

Entre el Reino de Francia y el Papado

En la orilla derecha del Ródano, aparece con fuerza Villeneuve-lès-Avignon frente a Aviñón. Se trata de una antigua ciudad fronteriza y fortaleza del Reino de Francia, feudo de Felipe el Hermoso de Francia. Esta ciudad con estatus real durante mucho tiempo ha sido un contrapoder del papado. Villeneuve-lès-Avignon, que ha sido residencia de cardenales de la corte pontifical de Aviñón y luego sitio de veraneo de la nobleza y de la gran burguesía, goza de un patrimonio excepcional. ¡Ha guardado todo su esplendor gracias a sus casas señoriales, emplazamientos militares, conventos y edificios cardenalicios! He aquí una bonita ruta primaveral para visitar la ciudad en un día.

Duración

1 día

Tipo:

Visita

La Abadía Saint-André, un refugio de paz floral, de cultura y de arquitectura

Esta finca privada, que está mantenida por los descendiente de Gustave Fayet (Mairie y Gustave Viennet) y que ha sido restaurada a principios del siglo XX por Elsa Koeberlé, acoge tras sus muros el palacio abacial del siglo XVIII que está embellecido por bonitos espacios con vegetación, miradores y vestigios de las iglesias de los siglos XI y XII.

En la parte de abajo, las flores comienzan a despuntar anunciando una explosión de color en las próximas semanas. Podrá relajarse en medio del estanque de nenúfares, las glicinas de Pergola y los setos en las cómodas tumbonas admirando una vista fabulosa de Aviñón, el Palacio Papal, las Alpilles y la Torre de Felipe el Hermoso.
Déjese embaucar por la exposición de André Chamson, padre de Frédérique Hébrard, autor de La demoiselle d’Avignon, es decir, la señorita de Aviñón, antes de salir a conocer el jardín salvaje diseñado en terrazas. Arriba, la capillita de Sainte Casarie, rodeada de olivos y de plantas mediterráneas, culmina la cima del monte Andaon.

El conjunto es un verdadero himno a la poesía y a la belleza de la naturaleza que puede visitar durante su escapada a la región.

La Abadía Saint-André

Tome nota:

Hasta el otoño, se organizan cuatro actividades en los jardines que incluyen talleres, yoga, dibujo y visitas nocturnas, así como varias actividades que implican lecturas, conjuntos musicales y exposiciones en las paredes y las bóvedas del Palacio.

La Abadía Saint-André

El fuerte de Saint-André

¡Hay torres monumentales para mostrar el poder de la realeza!
Frente a la entrada de la finca de la abadía, el fuerte de Saint-André les invita a hacer visitas libres o guiadas (¡muy recomendadas por su rico contenido!). Este fuerte, construido por Felipe el Hermoso cuando fue rey de Francia, tiene su origen en Villeneuve-lès-Avignon. Aunque en la actualidad las casas le han dejado sitio al jardín natural (el lugar es un refugio de pájaros), las murallas, las pasarelas y las torres se pueden ver desde todos los ángulos. El efecto es una vista panorámica de 360 º, desde la llanura hasta el Ventoux y de la carretera del Ródano y de Aviñón. Según el momento histórico, la fortaleza ha sido utilizada tanto como prisión, como hospicio de soldados accidentados o como guarnición. En el siglo XIV, reunió toda la arquitectura defensiva de la época (matacán, garrotes y aspilleras). Con una animada y apasionante visita de la mano de un guía experto, estos muros, que actualmente están vacíos, se pueden leer e interpretar. Numerosas manchas, mensajes y dibujos grabados en las piedras son testimonio de la historia. La característica especial del fuerte es, por deseo del rey, el estilo gótico del interior e incluso de las torres. El lugar está lleno de detalles históricos, tanto trágicos como místicos presentando bóvedas de crucería y ménsulas esculpidas, entre otros. ¡No se lo pierda!

El fuerte de Saint-André
¿Sabías que…?

¿Sabía que…?

El fuerte, propiedad de los monumentos nacionales de Francia, ofrece con regularidad exposiciones y actividades temáticas.

El fuerte de Saint-André

Consejo de los expertos

A finales de la Edad Media, a finales del siglo XVII y a principios del XVIII, hubo un periodo de glaciación. En esta época, el Ródano se cubrió parcialmente de hielo y se desvió más de 900 metros hacia Aviñón.

Olivier Defino

Olivier Defino

Guía de Villeneuve-lès-Avignon y el fuerte Saint-André

La vida local

Los jueves son día de mercado en Villeneuve-lès-Avignon, en la plaza principal, a la entrada de la ciudad en donde el sábado por la mañana, la Brocante, es decir, las tiendas de segunda mano, toman el relevo y atraen a muchos visitantes. Estos dos eventos de calidad son muy populares entre la población local.
También se viene a Villeneuve para comer, visitar las tiendas o simplemente para pasear por sus callejuelas, por los alrededores del fuerte o a lo largo del canal. Son muchos los carteles que ofrecen cartas variadas como cocina francesa, vegana o extranjera o bares de vinos y sitios con terraza. En cuanto hace buen tiempo, ¡no es de extrañar relajarse en el centro de la ciudad que es muy agradable para los peatones ya que se ha convertido en una salida muy popular!

Villeneuve-les-Avignon

La torre de Felipe el Hermoso

Un puesto de vigilancia en el Ródano

La torre, construida a finales del siglo XIII por Felipe el Hermoso y que lleva su nombre, albergaba el otro extremo del puente de Aviñón antes de que se le quitaran los arcos. En aquella época, la torre controlaba uno de los cruces importantes del medievo nacido del comercio fluvial por el Ródano, una auténtica frontera natural entre el Reino de Francia y el condado de Francia en manos de los germánicos y luego de los Papas.

Inicialmente de dos plantas, la Grosse Tour du Bout du Pont se completó con una torre vigía flanqueada por una vivienda para el gobernador y por estructuras para la guarnición. Desde arriba, se tiene una vista fabulosa de Aviñón, del Palacio Papal de Aviñón, del brazo del Ródano y del Ventoux.

Info pratique

Tome nota

En 2014, se rodó una película que recreaba el recorrido del puente en 3D. Esta película y otros documentales sobre la historia de la Torre se pueden ver en la sala que está en la planta calle. Para los niños, hay un juego con sonido.

Un puesto de vigilancia en el Ródano

Desde la colina de Mourgues hasta el centro de la ciudad

La última etapa de este primer día de visita nos lleva a contemplar el centro de la ciudad desde la colina de Mourgues. Sobre la roca que se encuentra en este pequeño bosque mediterráneo permanecen los vestigios del palacio de Clemente VI, creado en la época por una sucesión de libreas en 30 hectáreas y ¡cuyo conjunto no le tiene nada que envidiar al tamaño del Palacio Papal! De frente, desde la torre del antiguo palacio del cardenal de Giffon en pleno centro de la ciudad se pueden ver todos los tejados.

Muchos artistas como Aragon y Elsa Troilet han vivido en Villeneuve en los siglos XVIII y XIX. Los dos se han inspirado en el patrimonio local. Ella escribió Les amants d’Avignon, es decir, los amantes de Aviñón y Aragon, Le médecin de Villeneuve, o sea el médico de Villeneuve. En la parte baja de la calle principal del pueblo, se encuentra la iglesia actual situada en un antiguo monasterio donde todavía se visita el convento. Al lado, frente al ayuntamiento, el museo de Pedro de Luxemburgo expone obras de arte pictórico y religioso y en particular, la más prestigiosa es la coronación de la virgen que alberga todo el universo medieval.

Villeneuve-les-Avignon