25°
22°
Museo de la trufa de Richerenches © Kessler

Museo de la trufa de Richerenches

Los secretos del diamante negro del Vaucluse

Le llaman Tuber Melanosporum, “la rabasse” en Provenza o el diamante negro. Este famoso hongo ha convertido al pueblo medieval de Richerenches en la capital europea de la trufa negra.

Duración

2 horas

Tipo:

Visita

Aparcamiento:

gratis

Richerenches en el enclave de los Papas

Richerenches ©KESSLER G

Mercado de la trufa

Todos los sábados por la mañana, de mediados de noviembre a finales de marzo, entre 300 y 400 productores de trufas se reúnen en el mercados de la trufa de Richerenches

Richerenches, lugar trufero por excelencia

Richerenches, un pueblecito de 700 habitantes, antigua encomienda de los Templarios, se halla inmerso entre viñas y olivos, en un territorio plagado de robles truferos.
Cerca de la oficina de turismo, hay un bonito museo consagrado a “la rabasse”, que te permitirá conocer mejor este sabroso hongo que perfuma delicadamente recetas dulces y saladas.

Un museo dedicado a la trufa

Un hermosa sala abovedada de piedra recibe a los visitantes. Junto a las cepas de viñas vemos plantados algunos pies de robles truferos. En la pancarta figuran algunas indicaciones apasionantes. Hay pocas lecturas, las justas para satisfacer nuestra curiosidad, a defecto de nuestro paladar.
Los terminales interactivos, los carteles explicativos, los objetos de época, algunos vídeos y las recetas de cocina (a base de trufa, evidentemente) presentadas por el chef con estrella Michelin del Vaucluse Christian Etienne, convierten a este lugar en un condensado de secretos en torno a la trufa. Y con un poco de suerte, se puede topar con un truficultor apasionado que responderá a todas tus preguntas y compartirá contigo sus conocimientos y su amor por la trufa.

Richerenches ©COLOMBE PROD
le saviez-vous ?

¿Sabías que…?

La truficultura y la viticultura se complementan armoniosamente. Una vez terminada la vendimia, cuando las uvas están en las cubas, se inicia la cosecha de las trufas, a mediados de noviembre.

Richerenches ©KESSLER G

Richerenches, un pueblo indisociable de su patrimonio

Commanderie templière ©HOCQUEL A

Consejo gastronómico

Sobre todo, no te olvides de degustar, el sábado por la mañana la famosa tortilla de trufa, ya que iniciar tu paladar también forma parte de la visita de Richerenches.

Richerenches, pueblo de los templarios

Esta hermosa construcción, adosada a la casa templaria del siglo XII, que da cabida al museo, pone de manifiesto el apego de los habitantes de Richerenches a su patrimonio histórico y gastronómico. Desde el denominado «Bando de la trufa», o apertura oficial, y la celebración de la famosa misa, el pueblo se convierte, todo el invierno, en la cuna del «diamante negro».