21°
18°
Por los senderos botánicos del Vaucluse © Hocquel

Por los senderos botánicos del Vaucluse

Plantas y flores

Los senderos botánicos, ideales cuando hace bueno para disfrutar de una escapada por la naturaleza y generalmente de fácil acceso con niños, le permiten descubrir una flora a veces insospechada, que se utilizaba (o se sigue utilizando) en la cocina provenzal, a modo de cura natural o como pigmento de tintes y pinturas vegetales.
Ideas de salida para reconciliarse con esta naturaleza benefactora.

En las inmediaciones del Ventoux

De la cima del Mont-Serein al valle del Toulourenc

Encaramado a 1437 m de altitud, el sendero Jean-Henri Fabre, en el Mont-Serein, ofrece unas vistas únicas de la cima del Ventoux, que le acompañan durante todo este paseo entre abetos, alerces y otras especies (por ejemplo, el aliso blanco, los líquenes del pino negro…), en pleno corazón de un bosque que cuenta cómo el hombre y la naturaleza conviven en este espacio clasificado Reserva de la Biosfera desde 1990 y Parque Natural Regional desde 2020. Trashumancia, creación de pedreras, avance del bosque hacia las praderas… Este sendero se lo cuenta todo a lo largo de los atriles ubicados en el camino.

Los senderos botánicos de Savoillans y Saint-Léger-du-Ventoux se hacen eco a unos cuantos kilómetros uno del otro. Estos dos land art, únicos en Vaucluse, y a lo largo de un paseo entre obras de arte y naturaleza exuberante, permiten descubrir la fauna y la flora del Ventoux, esa población pequeña pero tan importante afincada en los lugares.

No se lo pierda

La naturaleza se nos revela también en los «Espaces Naturels Sensibles» (Espacios naturales sensibles) al norte del Ventoux

el sendero Jean-Henri Fabre, en el Mont Ventoux

Entre Montes de Vaucluse y Luberon

El sendero botánico de Lagnes tiene su punto de partida delante del ayuntamiento. Una hora de paseo entre sotobosque, pedreras, garriga y rastros de fósiles jalonada de paneles explicativos que nos revelan sus secretos. Por el camino, tómese su tiempo para contemplar las vistas que se extienden desde la región del Luberon hasta las Dentelles de Montmirail.

En Lourmarin, el sendero de Pierrouret, cuya salida se ubica a los pies del castillo renacentista, invita, el tiempo de un circuito de 3,5 km, a descubrir los paisajes descritos por Henri Bosco. Durante este paseo, desde las inmediaciones del pueblo hasta las orillas del Aiguebrun, se suceden paisajes de pinares, huertos de árboles frutales, olivares y garriga mediterránea, arrullados por el canto de las aves (pinzones, trepadores, herrerillos…) que se llaman y se responden, añadiendo un bonito cariz emocional a esta excursión.

El jardín de la Citadelle, en Ménerbes, fluctúa entre jardín y sendero botánico. Plantas aromáticas, medicinales, mágicas… Con unas impresionantes vistas al Luberon, disfrute de un universo vegetal de 400 especies, a veces de gran colorido.

Lourmarin

No se lo pierda

La naturaleza se nos revela también en los «Espaces Naturels Sensibles» (Espacios naturales sensibles) de los montes de Vaucluse a los pies del Ventoux.

Pueblo de Lagnes

En las inmediaciones de Aviñón

Jardín Urbano V en el Palacio papal
¿Sabías que…?

¿Sabía que…?

En Aviñón, el Jardín del Papa, el Jardín del Palacio y el huerto Urbano V, adosados al Palacio Papal, invitan a adentrarse en los jardines medievales, con las especies vegetales mediterráneas que adornaban estos jardines ya en el siglo XIV

De Villeneuve-lez-Avignon a Caumont-sur-Durance

El sendero botánico de la Abadía San Andrés de Villeneuve-lez-Avignon ofrece un paseo a lo largo de 2 hectáreas de jardín donde florecen más de un centenar de especies excepcionales catalogadas, rodeadas de numerosos vestigios históricos. Un lugar ideal para recargarse de energía a través de diferentes ambientes.
Y lo mejor de todo… ¡unas impresionantes vistas a la Ciudad de los Papas!

En Caumont-sur-Durance, el sendero de Garance ofrece un hermoso paseo por la colina de Piécaud, clasificado «Espace Naturel Sensible» (Espacio natural sensible). A lo largo del recorrido de 2 km, podrá identificar las especies gracias a los paneles (asimismo, puede solicitar un documento completo en el punto de información turística). Zarzaparrilla, durillo, robles, granzas, iris, retamas, jaras, pistacheros, enebro, filarias… Alrededor de veinte especies que le invitamos a descubrir.

Valle del Ródano

El sendero botánico de Uchaux-Sérignan, con salida desde Sérignan-du-Comtat, invita a seguir los pasos de Jean-Henri Fabre, famoso entomólogo francés apodado «El Homero de los insectos». A lo largo del camino se pueden descubrir más de un centenar de plantas diferentes gracias al folleto (disponible en la «Maison du tourisme»), que permite identificarlas durante todo el recorrido.

El sendero botánico de Uchaux-Sérignan

No se lo pierda

Vous poPuede prolongar la visita con el sendero de los líquenes, de nuevo con salida desde Sérignan-du-Comtat, al lado del Harmas Jean-Henri Fabre. Este sendero, que cruza las calles, combina la visita botánica con la del municipio.

Jean-Henri Fabre