21°
20°
Château Pesquié à Mormoiron ©MON NUAGE

Almuerzo en las viñas del Mont Ventoux

en el Château Pesquié, en el Mont Ventoux

Cuando tomamos la carretera entre las dos alamedas de plátanos de sombra, entendemos que el día estará marcado por el arte de vivir provenzal. “Aquí también hay cigarras, mamá” . Sí, hay cigarras, sol, viento entre los árboles y la sombra que juega con el sol bajo su dosel. Y al fondo, al final del camino, la fachada ocre de Château Pesquié y el Mont Ventoux al fondo.

Un sueño de princesas. En el Sur de Francia.

Duración

1 día

Presupuesto:

de 37€ en 80€

Tipo:

Paseo

Aparcamiento:

gratis

Paseo entre viñas y Ventoux

Céline nos recibe en la bodega.

Sonrisa radiante, acento del sur, cabello suelto y ojos risueños… los niños la adoran. Y nosotros también, especialmente por todo lo que sabe de los vinos del Valle del Ródano y de la denominación de origen controlada Ventoux.

Con el mapa en la mano, tomamos el sendero del viñedo que rodea el castillo y atraviesa algunas hectáreas de garnacha ecológica, sirah y otras cepas. El Mont Ventoux está ahí, ante nosotros, con su cima calcárea que parece cubierta de nieves perpetuas. No es sorprendente que esta montaña surgida de las entrañas de la Provenza atraiga todas las miradas (¡y a todos los ciclistas!). Sentimos el poder de su presencia justo ahí, al final de las viñas.

Château Pesquié - ©VERNEUIL T

¿Sabías que…?

En provenzal, “Pesquié” significa vivero, agua.
La gran bastida está construida sobre una red de fuentes que se cruzan y se entrecruzan. Un gran número de fuentes intactas pueblan los jardines. Apasionados de historia, tómense su tiempo para descubrir los orígenes romanos del viñedo y la construcción del castillo que adoptó hacia 1745 su forma actual de bastida provenzal.

Château Pesquié

En el frescor de las bodegas

Cave du château Pesquié

Opinión de mamá 

Qué maravilla encontrar en la bodega un rincón para los niños con libros y dibujos para colorear, y poder dejar que tus hijos corran por la hierba lejos de los peligros de la carretera.
¡No olvides las gorras y la protección solar!

De vuelta en el frescor de la bodega, Céline nos invita a visitar los sótanos.

¡Es increíble lo claro que parece todo en la boca de esta mujer apasionada! Bebemos sus palabras, respiramos los olores de la bodega, acariciamos la madera de las barricas.

La inmersión en las viñas y en la bodega nos han sumergido en la filosofía de la propiedad y nos han preparado para la cata de vinos. Un blanco mineral, un sabroso rosado, tintos solares y potentes… es la hora de sentarse a la mesa. Bueno… ¡más bien en la hierba! Céline nos entrega una cesta de mimbre y nos indica con una sonrisa la terraza cubierta de hierba a la sombra de los plátanos tricentenarios, justo debajo del castillo.

¡A la mesa! sí, ¡pero en la hierba!

Los niños ayudan a extender el mantel de cuadros, y el ruido del tapón marca el inicio del banquete campestre… ¡y local!

Tomates cherry repletos de sol, paté de aceitunas, queso de cabra del vecino, terrina, fruta y verdura de temporada para acompañar un “Terrasses” rojo rubí. Brindamos, sonreímos y, con la nariz en la copa, olemos… fruta, flores, especias y, sobre todo ¡placer!
Los niños terminan de un solo trago un gran vaso de limonada y se lanzan descalzos a jugar al “lobo” sobre la hierba. Sobre un fondo de risas infantiles, picamos algo, bebemos unos sorbos, charlamos. Quince minutos de siesta a la sombra del Gigante de Provenza, mecidos por los balbuceos y las cigarras.

Un poco más tarde, volvemos a la alameda de plátanos, con las cajas de botellas en el maletero y recordamos que este día estuvo marcado por el arte de vivir. Sonreímos pensando en la barbacoa que organizaremos al volver a casa, compartiendo una botella de “Terrasses” o de “Quintessence” con los amigos y recordando, con el primer sorbo, las imágenes del sol, el olor de la hierba cortada y el canto de las cigarras.

De un pícnic en el castillo, en el Sur de Francia.

Pique-nique au Château Pesquié

La boutique D61

Además de tu botella preferida, Quintessence, Les Terrasses o Artemia, encontrarás el aceite de oliva de la propiedad, magníficamente envasado en una botella escultural, y una amplia gama de especialidades locales cuidadosamente seleccionadas entre los productores y artesanos cercanos. Imposible no encontrar un regalo para la abuela Pilar o el tío Manuel.

Para los amantes de la Pequeña Reina

El Château Pesquié se encuentra en el cruce de dos itinerarios señalizados de Provenza en bici: “A las puertas del Ventoux” (23 km, fácil), y “Las terrazas del Ventoux” (26 km, nivel medio).
Alquila tus bicicletas en una de las muchas agencias situadas al pie del Mont Ventoux (bicicletas de carrera, de carretera o…¡eléctricas!)

El sendero vitícola

fácil de acceso para toda la familia, tardaréis entre 30 minutos y 1 hora, según vuestra capacidad de caminar.
El calzado de senderismo no es necesario, basta llevar algo cómodo. Un mapa con un comentario del circuito, disponible en francés, inglés, holandés y alemán, os permitirá comprender mejor los terruños y las cepas.

Información práctica

Estación más adecuada
Todo el año si hace buen tiempo, excepto los meses de invierno

Horarios
todos los días, excepto los domingos

reservar llamando al 04 90 619 408 o por e-mail a contact@chateaupesquie.com